Kouri también se aprovechó de los presos chalacos