¿Jalón de orejas a negligentes autoridades locales?