Fortaleza del Real Felipe: oportunidad para el Callao

Real Felipe reparaciones improvisadas
Real Felipe falta mantenimiento
Real Felipe descuidado

Por: Alberto Paz de la Vega
La oportunidad que nos da el Real Felipe

Es lamentable que una ciudad puerto tan importante como el Callao se vea tan seriamente restringida para desarrollar su oferta turística a pesar de contar con mayor caudal de recursos turísticos que otras ciudades puertos del Pacífico Sur; aquí se encuentra el Castillo del Real Felipe y existe un centro histórico que es importante porque conserva una unidad arquitectónica neoclásica, tan semejante a la Habana Vieja. Estos recursos turísticos se encuentran desperdiciados por la desidia de las autoridades y la falta de visión política de sus líderes. Es patente el descuido en retomar políticas conducentes a un desarrollo cultural adecuado al constatar que no existe una sola propuesta de ley de nuestros congresistas en relación al desarrollo cultural y turístico. Por otra parte, hay un claro problema de la conciencia y de la escasez de oportunidades para garantizar la necesaria conservación a los elementos constitutivos de nuestro centro histórico, cuyas oportunidades de desarrollo cultural peligran más con la existencia del cuartel militar en la fortaleza, inmediata al área, que desvirtúa el carácter de esta joya arquitectónica colonial.

Descuido flagrante
El Real Felipe tiene sus alrededores convertidos en letrinas publicas, y carece de una iluminación adecuada digna de un castillo tan notable, es la zona más insegura del Callao a pesar de encontrarse el cuartel a su interior, pues no sólo sufren ataques los transeúntes sino que los monumentos del parque conmemorativo que lo circunda han perdido sus placas. El Real Felipe, por todo lo que significa para el Callao, debe ser el principal espacio para mostrar lo mejor de la cultura chalaca, pudiendo formarse un museo del Callao con muestras que vayan desde los primeros pobladores de estas tierras, atestiguados por destacados restos arqueológicos, incluso vasijas coloniales que se encuentran arrumadas en el Torreón de la Reina, que no son exhibidos por la especialización excesiva en la historia militar que tiene actualmente el museo allí subsistente. Podría proseguir la muestra museográfica con estos hallazgos y hacer de la fortaleza el monumento arquitectónico más importante de los puertos del Pacífico Sur, y esa actividad tiene (por su excelente productividad) perspectivas de financiamiento de la banca oficial de la Organización de Estados Americanos..

Dificultades para los visitantes
De manera urgente surge la necesidad de poner en valor esta zona del Callao, que generaría servicios colaterales al turismo (evaluables en significativas sumas de dinero), dinamizando la economía regional. De no emprenderse acciones de emergencia, seguirá separado el Real Felipe de la población civil, que mira con cierto temor las inmediaciones del cuartel sin atreverse a ingresar pues no es grato ser recibido por soldados armados, que auscultan con inquisitivas miradas al visitante, cual si fuera el mismísimo enemigo, para luego (antes de iniciar el periplo) concentrarlo en una sala de espera donde, a pesar de las maquetas que recrean ambientes, se advierte el espíritu del actual cuartel con su millar de soldados al realizar su rutina diaria. Se ejerce sobre el visitante, además, una constante vigilancia por la prohibición de fotografiar algunas zonas, por razones de seguridad nacional.

Lo que hay que hacer
1. Tramitar la declaración de Patrimonio Cultural ante la UNESCO.
2. Cambiar el status de un Cuartel Militar por el de un Proyecto de Inversión Turística, con el consecuente retiro de los más de 1000 soldados que lo habitan, incluido el polvorín.
3. Constitución de un Comité para la Promoción de la Inversión Privada para el Real Felipe, con participación del CTAR-Callao, INC-Callao y Municipalidad Provincial, que elabore un proyecto y que tome su administración temporal.
4. Plan de emergencia para solucionar los problemas de conservación y manejo más graves.